Revolución con aroma de café

La MLS se beneficia con una segunda ola de jugadores colombianos

Existe una silenciosa revolución desarrollándose en la MLS. Con un poco de atención, uno se puede dar cuenta que la revolución tiene sabor a café.

Durante las pasadas cuatro temporadas, los clubes de la MLS han lentamente reforzado sus respectivas plantillas con jugadores colombianos. En este momento, hay 13 jugadores de dicho país en la liga, mientras que muchos otros están practicando en los campamentos de pretemporada de los clubes, buscando impresionar a entrenadores.

Seguramente es correcto decir que la mayoría de esos 13 colombianos serán titulares en los planteles de sus equipos en el arranque de temporada, de la misma manera de que probablemente es correcto decir que más colombianos se sumarán a la liga antes de que la campaña 2011 inicie. Este hecho representaría el número más grande de colombianos en la MLS, sin incluir a los colombo-americanos Juan Agudelo y Francisco Navas Cobo.

Cuando alguien menciona a colombianos en la MLS, muchos automáticamente piensan en Juan Pablo Ángel y Fredy Montero, quienes son reconocidos por sus múltiples anotaciones a lo largo de sus carreras en la liga.

Incluso se puede llegar a pensar en el actual Jugador Más Valioso de la MLS, David Ferreira, quien es como un cuchillo que corta defensas como si estas estuvieran hechas de queso. De pronto los nombres de los defensas Jamison Olave y Jhon Kennedy Hurtado salen a flote también por su destreza defensiva y esa gran habilidad de quitarle el balón a un oponente con fuertes entradas.

Sin embargo, ¿Por qué importa tanto este tema? Precisamente porque hace cinco años, pensar en colombianos en la MLS era pensar en un lejano pasado. Uno pensaba en Carlos Valderrama, el incansable Leonel Álvarez o de pronto en el volante Oscar Pareja, quienes fueron jugadores que se retiraron de las canchas hace mucho tiempo.

En sus primeros años, la MLS invirtió buen dinero en traer a ese talento colombiano a la liga, fichando jugadores con experiencia en el Mundial y en la Copa América. La selección Colombia fue una de las más famosas en anticipación al Mundial de 1994 en Estados Unidos, por lo que muchos de sus jugadores fueron fácilmente reconocidos por el público estadounidense.

Después de ver el éxito de los originales, otros colombianos como Diego Serna, Carlos Llamosa, John Wilmar Pérez y Johnny Torres llegaron a la liga en busca de lo mismo. Para el 2000 y el 2001, la MLS tenía a una decena de colombianos jugando en sus canchas.

Pero eso fue hace mucho tiempo. De hecho, los colombianos prácticamente desaparecieron de la MLS hasta hace cinco años, en un momento donde el fútbol colombiano tocó un bajón  muy profundo en su historia.

Sin embargo, todo cambió en el 2007, el cual dio paso a la ‘Nueva Revolución Colombiana’. Primero fue la llegada de Ángel como Jugador Franquicia de losNew York Red Bulls, proveniente del Aston Villa. Aun así, no fue la llegada del goleador paisa la que atrajo la revolución, ya que Ángel, en cierta forma, es parte de esa generación de grandes del pasado: una estrella internacional que jugó en Europa y llegó a la MLS con un gran nombre.

La revolución se dio con las cantidades de colombianos que llegaron al mismo tiempo que Ángel: Juan Toja y Wilman Conde en el 2007 y Olave un año después, abriendo las puertas de la MLS por completo una vez más. Cargados de técnica y efectividad, los cafeteros llegaron a ocupar los espacios titulares de los clubes emeleseros.

“Nuestros jugadores pueden hacer un poquito de todo”, dijo el internacional estadounidense nacido en Colombia, Carlos Llamosa, quien siempre asoció su estilo futbolístico con el del país sudamericano. “Nuestros defensas son fuertes y rápidos y sus habilidades físicas tienen la talla para esta liga. Nuestros volantes y delanteros son muy técnicos e inteligentes con el balón en los pies. Ellos saben qué hacer con solo uno o dos toques”.

¿Qué cambió? La respuesta es esta: la pérdida en Colombia ha sido la ganancia en la MLS.

“El estado del fútbol colombiano no es el mejor en este momento”, explicó Diego Gutierrez,  uno de los seis colombianos que inauguró la liga en 1996. “Muchos de los clubes están quebrados y sus finanzas son un desastre. La única manera de mantenerse a flote es vendiendo sus mejores bienes”.

Y es verdad, a pesar de que la economía en Colombia se encuentra bien, el fútbol del país tomó un gran golpe económico, en parte por la caída de varios de los carteles de narcotráfico de Colombia, quienes tuvieron gran influencia en las finanzas de prestigiosos clubes como América de Cali, Atlético Nacional y Millonarios.

Esa situación del fútbol colombiano es la que ha creado una gran oportunidad para la MLS. Gutierrez, quien es ahora uno de los observadores de talento para Philadelphia Union, fue quien ayudó a fichar a jugadores como Faryd Mondragón y Carlos Valdés, quienes son apenas dos de los muchos fichajes colombianos que llegarán a la MLS este año. Gutierrez sabe que el secreto ya fue divulgado y que los 18 clubes de la MLS reconocen el potencial en Colombia.

“Ahora se presenta el caso de que el jugador colombiano en Latinoamérica es el que ofrece una combinación única de calidad y buen precio”, dijo Gutierrez. “Ellos se pueden adaptar y acomodar a cualquier cultura, muchos de ellos son bilingües y muchos otros ha jugado en ligas en Sudamérica y en México. Aun así, su valor en el mercado es económico”.

Esta es la razón por la cual clubes de la MLS han podido fichar a ex jugadores del Deportivo Cali como Montero, Olave, Hurtado y Jair Benítez. También es la razón por la cual Conde estaba disponible cuando estaba en Millonarios y es el motivo por el que el Union pudo contratar a jóvenes como Valdés y Roger Torres, quienes provienen de equipos que buscan desesperadamente salir de la bancarrota.

La MLS se encuentra en la posición de ventaja de la situación. Los jugadores que llegan a la liga representan lo mejor que el país cafetero tiene para ofrecer: Jugadores de entendimiento táctico que poseen el instinto del jugador sudamericano. Pero lo más importante es que son jugadores inteligentes, que se adaptan bien y no les toma mucho tiempo acostumbrarse a la rapidez y el aspecto físico de la MLS. Esos son los jugadores que mejoran el nivel de juego de la liga y muestran las jugadas de fantasía que ponen al público a vibrar.

“En Colombia, ellos están empezando a mirar a esta liga como una liga importante”, dijo Llamosa, quien es actualmente asistente técnico de Chivas USA. “Los jugadores de alla han empezado a ver el éxitos de muchachos como Olave, Ferreira y Benítez, y empiezan a pensar, ‘yo podría hacer eso allá también’”.

Y así, la revolución continúa.