Un pequeno y negro recuerdo

Delantero Josue Martinez encuentra fuerza interior a traves de su familia

Martinez vs. Rhinos

Photo Credit: 
Greg Carroccio

No es más grande que un pulgar, pero en la vida de Josué Martínez pocas cosas son grandes.

Cuando Martínez tenia 14 años, su madre le regaló una pequeña virgen Santa María de color negro, que ha cargado consigo desde ese entonces. Esto nos hace recordar verdaderamente de donde venimos, desde valorables reliquias familiares hasta una simple franela del Colegio. Para Martínez esta pequeña virgen María es un recuerdo que lleva consigo desde que dejó su lugar natal para venir a jugar con el Philadelphia Union.

“Mi madre me lo regaló cuando tenia 14 años, ahora tengo 22 y todavía lo llevo conmigo”, dijo Martinez en la pagina web philadelphiaunion.com. “Esta amuleto es muy importante para mi, porque me recuerda a mi familia y a mi casa”. Entonces no era sorpresa alguna, que Martinez tuviera esta figura puesta en lo más alto de su casillero, en su último encuentro el pasado Domingo. Martínez con un comienzo un poco apagado, apareció cuando el equipo mas lo necesitaba, anotando el tercer gol y sentenciando la victoria del Union por 3-1 ante Houston Dynamo. Esta victoria, que cortó una racha de ocho partidos consecutivos sin ganar, le dio una pequeña esperanza al Union de seguir soñando por la clasificación a la post-temporada.

Después del partido, Martínez volvió al vestuario, se dirigió a su casillero y le dio un pequeño beso a su Virgen de la que nunca se olvida, como parte de agradecimiento. Sin duda alguna su actuación en el partido lo posiciona como gran candidato para mantenerse como referencia en el ataque, que tanto ha necesitado el Philadelphia Union  esta temporada.

“Yo siempre trato de hacer lo mejor que puedo, para demostrarle a los entrenadores que quiero estar en el terreno de juego”, dijo Martínez. “Esta es mi vida y mi profesión. Trato de hacer lo posible para demostrar lo que puedo dar cada vez que tengo la oportunidad de jugar. Es muy importante para mi mantener un buen nivel de juego, para ver si en algún momento recibo el llamado de mi selección nacional”.

Su ciudad natal, San José de Costa Rica, se ubica a 3,836 millas de la costa de Chester, Pensilvania. Formado en las inferiores de uno de los equipos más populares de Costa Rica, el Club Deportivo Saprisa, Martínez se unió a las filas del Philadelphia Union el pasado  Diciembre, en la que tuvo una difícil adaptación por ser una cuidad completamente distinta y con un idioma diferente.

“Es un fuerte cambio, viniendo de un país completamente distinto” dijo Martínez después de la victoria. “Hay muchas cosas a las que me tengo que acostumbrar, pero me gusta aquí y estoy feliz por haber aprendido muchas cosas nuevas”.

Martínez ha tenido 17 apariciones desde que se unió al Philadelphia Union, con muy pocos minutos dentro del terreno de juego.  Jhon Hackworth, entrenador del Union, ha expresado en varias ocasiones que el nivel de Martínez con el Union no ha sido el mismo que ha tenido con la selección costarricense, en la que ha participado en 16 ocasiones.

“Muchos de estos jugadores se criaron en una cultura, donde el estilo de juego no es tan rápido como el de esta liga”, dijo Hackworth en una reciente conferencia de prensa. “Esta es una liga difícil de jugar…para estos jugadores como Roger Torres y Josué Martínez, es cuestión de seguir trabajando con consistencia para que logren reacciones inmediatas”.

Aunque no ha tenido muchas apariciones durante esta temporada, nada cambiará en la vida de Josué. Seguirá con su rutina diaria de hablar por teléfono con su novia y familia, para saber que todo se encuentra bien. Esos minutos por teléfono le dan fuerza y motivación para seguir su curso en la MLS, y así convertirse and una de las referencias de su equipo. “Antes y después de cada partido, llamo a mi familia y mi novia. Solo el hecho de hablar con ellos y saber que todo esta bien, me tranquiliza y me da fuerzas para salir a la cancha”.